Guía para Lavar tu Kimono (Gi) de BJJ

Lava tu Kimono de BJJ después de cada entreno. Pero aprende a hacerlo bien: agua fría y evita la secadora.

Comprar un kimono de BJJ es una inversión, ya que suelen costar bastante dinero. Además, estos se fabrican con diversos materiales, por lo que es primordial que eches un vistazo a las instrucciones de lavado. Casi todos los Kimonos viene con instrucciones para el lavado.

Mantener tu kimono en buen estado no solo amplía su durabilidad, sino que es pura educación: al Tatami has de entrar oliendo bien y lo más pulcro posible. Además, si tu kimono está sucio también puede tener bacterias.  

A continuación, te ofrecemos una guía detallada para asegurar que tu kimono esté siempre limpio.

Lavar tu Kimono

a. Lavado inmediatamente tras acabar la clase

Cuanto más tiempo pase en tu mochila, más humedad y olor agarrará. Ha de estar ventilado. Asegúrate de lavar tu gi tan pronto como termines tu entrenamiento para prevenir la absorción de bacterias y olores en la tela.

b. Agua fría, por favor.

El agua caliente es peligrosa, ya que puede causar encogimiento, el desgaste de las fibras y la pérdida de los parches o elementos decorativos. Opta siempre que puedas por agua fría o tibia. Hay muchas lavadoras que disponen de un “lavado rápido” de 10-15m. Esa es una opción más que respetable.

d. Secado

El secado al aire libre es tu mejor opción. La secadora puede causar el encogimiento. Sin embargo, debes evitar -siempre que puedas- la luz solar directa para mantener intactos el color y la calidad del material.

Escoger un GI puede ser una tarea complicada…

Aquí tienes toda la información que necesites para comprarte un GI adecuado a tus intereses.

Encoger tu Kimono

Si deseas ajustar el tamaño de tu kimono, puedes intentar encogerlo de manera controlada. Eso sí, ten en cuenta que puede ser una opción peligrosa si no tomas las medidas necesarias. Vamos a ello.

Primero, lava tu gi con agua caliente y luego utiliza la secadora con baja temperatura, probándotelo periódicamente (cada 5-10 minutos) para prevenir un encogimiento excesivo. Aunque esté húmedo, puedes ir probándotelo hasta que consigas tu talla ideal, es decir, que las mangas no sobrepasen a tu muñeca.

Si tu Kimono te va grande justo después de estrenarlo, es normal que este se encoja ligeramente tras el primer lavado.

Consideraciones finales

En caso de que tu kimono retenga olores o humedad después del lavado, siempre puedes usar productos antiolores como último recurso. También puedes sumergir tu Gi en una solución de agua y vinagre antes de un segundo lavado.

Otra cuestión polémica es el lavado del cinturón, ya que a veces este puede estar bien sucio… Si lavas el cinturón, es posible que se quede más débil y flácido. Una opción es sumergirlo ligeramente en agua fría y darle con una esponja o estropajo.

Y recuerda, si tu Kimono no se ha secado o retiene humedad, lo mejor siempre es tener otro Kimono en tu armario 🙂

DESCARGA GRATIS LA GUÍA "12 CONCEPTOS ESENCIALES DEL BRAZILIAN JIU JITSU"

Aprende conceptos como Base, Frame o Distribución de peso.

Te enviaré un correo al mes. Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Sígueme en Instagram.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *